Bellas Princesas

 

En 2012 conseguimos abrir una casa para niñas en colaboración con Proniño Honduras. Aquí, se es ofrece un lugar seguro y permanente para vivir. Las niñas viven en la casa hasta que hayan completado su educación y tengan al menos 18 años. Incluso después de haber salido de la casa, todavía se les ofrece orientación para continuar aprendiendo y conseguir ser autosuficientes.
 
Todas ellas han tenido que lidiar con la violencia y/o la explotación sexual, a menudo ejercida por familiares cercanos o vecinos. Fueron emplazadas en Proniño por los servicios de protección infantil para salvarlas de la vida que estaban forzadas a llevar.
La violencia (sexual) contra niñas y mujeres es un gran problema en Honduras y una gran proporción de sus víctimas son niñas de entre 8 y 19 años. Proyectos como «Bellas Princesas» en Honduras son, por lo tanto, de vital importancia.
Junto con Proniño, ofrecemos a las niñas un hogar en la casa «Bellas Princesas» donde comparten un ambiente estable y seguro y donde un supervisor siempre está presente cuando están en la casa. Los supervisores brindan orientación, amor, comida saludable y una buena educación. Además, las niñas reciben orientación psicológica y dedicación; por ejemplo, cada fin de semana, reciben un día de terapia y asesoramiento de una psicóloga para ayudarlas y acompañarlas en la gestión emocional de sus traumas.
 
En la casa, las jóvenes hacen los deberes, alternan tareas domésticas y cocina con supervisión para aprender a vivir de forma autónoma y prepararse para la vida como jóvenes adultas. Tienen además, acceso a educación externa y a toda la atención médica necesaria.
 
Por supuesto, siempre hay tiempo para actividades divertidas como bailar, fútbol, ayudar con el proyecto agrícola, leer, jugar y más!
 
Nuestro objetivo es abrir una segunda casa para niñas, de modo que podamos acoger un total de 20 niñas y proporcionarles las bases para un futuro mejor.

Donar