Homeless Child trabaja con niños, niñas y mujeres maltratados, abandonados y vulnerables que carecen de oportunidades en Honduras. La fundación trabaja directamente apoyando proyectos y organizaciones de desarrollo local en Honduras. En los Países Bajos, recaudamos fondos, así como conciencias para nuestra colaboración internacional entre profesionales locales y voluntarios. 
En 2002, comenzamos a apoyar la «Fundación Proniño», una iniciativa diseñada para ofrecer refugio y apoyo permanentes a los niños y niñas de la calle. Desde 2002, Homeless Child ha apoyado a la Fundación Proniño para proporcionar a los niños hondureños de entre 6 y 19 años los recursos y oportunidades necesarios para mejorar sus vidas. Por aquel entonces, Proniño consistía en «Las Flores», donde se cuidaba a niños de entre 6 y 15 años y en «Les Grandes Heroes», donde se cuidaba a chicos de 15 a 19 años. Desde 2017, todos ellos son atendidos en «Las Flores» y la ubicación de «Les Grandes Heroes» se puede vender en beneficio de mantener el cuidado en Proniño.
En los últimos años, hemos previsto un cuidado más personal, a menor escala, con más atención particular para cada niño y disminuyendo considerablemente el número de niños admitidos en Proniño. Los más mayores ya completaron el programa, a otros se les dio permiso para irse y vivir con familiares, mientras que otros lamentablemente huyeron e incluso abandonaron Honduras para buscar una familia.
   
En 2004, Homeless Child decidió apoyar también a la fundación Hogar Suyapa, dando a los niños y niñas más pequeños, de 0 a 3 años, acceso a cuidados y alimentación antes de perderse en la vida de la calle. Este proyecto ahora es autosuficiente e independiente.
Tres años después, decidimos comenzar una colaboración con ‘Asociación Hondureña Mujer y Familia’ (AHMF) para apoyar a las mujeres más pobres de la ciudad, con un programa para proporcionar algo muy necesario: anticonceptivos e información sobre los derechos de las mujeres y la salud e higiene femeninas. Nuestra visión compartida es que las mujeres que tengan la opción, tendrán menos hijos y podrán ofrecer a cada uno la oportunidad de una vida digna.
 
Sin embargo, el riesgo de explotación sexual entre las jóvenes en Honduras continúa siendo alto; generalmente ejercido por familiares o amigos de la familia que perpetúan abusos sexuales graves y a largo plazo o que explotan sexualmente a las niñas para obtener beneficios económicos. En 2012, la fundación, en colaboración con Proniño, consiguió abrir un hogar para niñas llamado ‘Bellas Princesas’, donde a estas niñas se les ofrece seguridad en un entorno estable y acogedor.

Donar